Menú de navegación
Caminando entre la inmensidad del Karakórum en Pakistán

Caminando entre la inmensidad del Karakórum en Pakistán

Valle de Hushé en Pakistán

  • César Sar el 2 Jul 2016 en , .
  • Ubicación: Hushé

Entre los valles de la cordillera del Karakorum, en Pakistan, se alzan hacia el cielo algunas de las montañas más altas y también más bellas del planeta. Se trata de un territorio indómito y aún muy inexplorado por el hombre. Hay tantas montañas de más de cinco y seis mil metros que la mayoría no tienen nombre asignado, además de cuatro ocho miles y un buen puñado de siete mil metros. Existen multitud de valles que literalmente nunca han sido recorridos por el hombre, así que en el Karakorum, en Pakistán, podemos encontrar aún mucha tierra virgen.

En mi viaje por esas tierras tuve la oportunidad de conocer uno de los valles más bellos del planeta. Me refiero al valle de Hushé, que culmina sobre los 3.200 metros en la aldea que lleva su mismo nombre. Allí, un grupo de españoles desarrolla, desde hace casi dos décadas, un precioso proyecto de escolarización del que les hablaré en un reportaje próximamente. Aprovechando que estaba allí con miembros de la Fundación Sarabastall y la Fundación El Larguero hice un precioso trekking de la mano de Sebastián Álvaro, que seguro lo conocerán por ser el creador y director de la serie documental ‘Al Filo de lo Imposible’. Es el español que más veces ha visitado el país y la persona en el mundo que más expediciones ha organizado a lo largo y ancho del planeta, así que quién mejor que él para guiarme entre aquellas montañas.

Valle de Hushé en el Karakorum pakistaní

El ‘paseo’ hacia lo alto del Umbro (también conocido como Humbro) hay que comenzarlo relativamente pronto para intentar evitar las horas de más calor del mediodía. El inicio es sencillo, en el propio valle, rodeando campos cultivados a orillas del río que también lleva el mismo nombre que el valle y la aldea. Es un lugar donde parece que el tiempo pasa con otro criterio, donde los minutos parecen tener más de 60 segundos. Es una maravilla.

Como verán en el vídeo que adjunto, el sendero pronto comienza a tener más inclinación y así será durante el resto del recorrido. Se trata de llegar a una semi llanura que está en lo alto, adonde acuden las mujeres de la aldea a pastar con las vacas. Permanecen en el lugar durante algunas semanas haciendo queso y yogures. Las llevan allí pues hay pastos y están lejos de los cultivos que tan duramente trabajan y que no quieren que acaben siendo alimento para sus animales.

EN el valle de Hushé en la cordillera del Karakorum

EN el valle de Hushé en la cordillera del Karakorum

La vida en ese entorno es dura, pero como verán, los paisajes parecen sacados de una película. Allí todo es tan inmenso que subir a una montaña de casi cuatro mil metros parece un juego de niños. Pero nada más lejos de la realidad. Durante nuestro ascenso el grupo se dividió en dos y Sebastián decidió que haríamos cumbre, así que me dispuse a seguirle y además a contarlo en el vídeo. Imaginen, caminar tras las huellas de un hombre de su experiencia es todo un honor.

Y sí, Sebastián tiene allí una montaña con su nombre, la ‘Sebas Tower’, nombre puesto en su honor por los aldeanos y porteadores del lugar. El pico, en cuestión, tiene más de seis mil metros y lo coronó el equipo femenino de alpinismo español.

Flores de alta montaña en el monte Umbro

En este recorrido de unas seis horas encontramos campos verdes, rocas enormes, riachuelos, flores de alta montaña, arbustos, laderas imposibles, un cielo azul salpicado por nubes y montañas, muchas montañas de cinco, seis y siete mil metros… para caminar con la boca abierta.

Como verán, logramos hacer cumbre. Además, los últimos metros necesité de la ayuda de Sebas que amablemente me dio un mini curso rápido de escalada para poder hacerme con el punto más alto. Fue sencillamente emocionante.

Él es un enamorado de aquel lugar y lo entiendo, lleva casi dos décadas ayudando desinteresadamente a las personas del lugar y, en fin, me parece una historia preciosa que ya les contaré.

Sebastián Álvaro haciendo cumbre en el monte Umbro

Compartir es vivir