Menú de navegación
Dubai: Viaje o escapada

Dubai: Viaje o escapada

Dubai City

Avenida principal Dubai

Avenida principal Dubai

Viajar a Dubai, escaparse a Dubai o de paso por Dubai

Dubai, es capital de uno de los siete Emiratos a orillas del Golfo Pérsico. Pero no dedicaré esta entrada a analizar lo mejor que ver y hacer en esta ciudad. Quiero dedicar unas líneas para hacer la reflexión sobre cuánto tiempo requiere una visita a esta ciudad del desierto de Arabia.

La he visitado en dos ocasiones aunque he pasado por su aeropuerto muchas más veces, siempre de camino o regreso de algún viaje.

Vamos al grano. Dubai es para una escapada. Con esto no le quiero restar mérito pero sí colocarla en su lugar, en medio de un desierto y a orillas de un Golfo insulso y poco fotogénico. Es una de esas ciudades peculiares del mundo, como lo puede ser también Las Vegas, que merecen la pena visitar para tener la experiencia de ver algo diferente aunque absolutamente prescindible.

Autopista Dubai

Autopista Dubai

Si piden amablemente a todos los habitantes que abandonen la ciudad con sus pertenencias para evitar que un meteorito acabe con sus vidas, habrán hecho una labor social, pero el mundo no habrá perdido gran cosa, si un montón de cemento, cristal y oro. Me parecería mucho más grave ver el desplome de la cúpula de la Basílica de San Pedro en Roma o que el Taj Mahal perdiese su brillo. Nacida del polvo, podría volver a ser polvo sin grandes pérdidas materiales.

Ya sé lo que estarán pensando, que contentos deben estar los de turismo de Dubai al leerme, pero… ¿qué quieren que les diga? Dubai está bien, está repleta de todo lo grande que se puede conseguir con dinero, con mucho dinero, pero le falta toda la esencia y carácter que le imprimen a las ciudades sus habitantes, su historia y sus calles repletas de vivencias. Este Emirato está repleto de tres tipos de residentes: los trabajadores sin cualificación encargados de la construcción, los servicios y cualquier actividad que requiera un esfuerzo físico; los residentes extranjeros blancos y asiáticos – generalmente personas con media-alta cualificación – que están allí para sacar el país adelante a golpe de talonario; y por último los naturales del Emirato que no trabajan ni se lo plantean, pues son pocos, tienen mucho dinero y además viven allí menos de la mitad del año – el resto del tiempo están atendiendo negocios por medio mundo. Hagamos un desglose:

El grupo ‘A’ son esos currantes procedentes de India, Pakistán, Bangladesh y otros muchos países. Trabajan de sol a sol  – y allí hay mucho de eso – y mandan dinero a sus familias aunque allí viven casi en barracones sin prácticamente tiempo libre.

El grupo ‘B’ son esos extranjeros cualificados que están allí pocos años ganando un montón de dinero pero que no tienen muy buenas palabras del lugar. Se reúnen en casas de otros extranjeros para poder tener un poco de vida social y tomar una copa, y que en cuanto tienen tres días libres se marchan a viaje.

El grupo ‘C’ son los naturales del Emirato. Generalmente son primos, sobrinos, amigos o socios de alguna de las muchísimas empresas que tiene el Emir. Se supone que es una monarquía parlamentaria pero allí la familia real lo manda todo y lo controla todo. Desde la aerolínea que te trae hasta los principales hoteles y centros comerciales. Eso sí, dan mucho juego a sus conciudadanos para que todos puedan hacer negocio. Todos saben que aquello es un páramo hirviente y pasan todo el tiempo que pueden viajando por lugares bonitos y frescos como Europa o Estados Unidos.

Lo que les quiero decir con esto es que nadie en su sano juicio vive en Dubai voluntaria o gratuitamente. Allí o se va a trabajar para ganar dinero o se tienen negocios, pero eso de… ¡ay, que sitio tan bonito para vivir!, no existe.

Dubai Mall

Dubai Mall

Ahora bien, merece la pena pasar tres días por Dubai para ver algunos de sus records: el hotel más caro, el edificio más alto, la fuente más grande, el centro comercial más lujoso, la pista de esquí indoor más grande y todo los más grande que puedan leer en todas las webs. En Dubai podrán gastar tanto dinero como tengan, eso sí, siempre a la sombra, que estuve un fin de año y hasta por la noche te asabas. También pasé en verano y a las 6.15 de la mañana el termómetro marcaba 42 grados. Un infierno.

Visitar Dubai para formar parte del grupo ‘D’ el de los turistas para gastar dinero también con ‘D’ generalmente dólares también con ‘D’ y que forman parte de una de las principales fuentes de ingresos. En serio, viste Dubai, merece la pena.

Mujer policía saludando

Mujer policía saludando

Pero sepa que Dubai no tiene prácticamente calles por las que pasear, ese concepto no existe. La gente les mirará como un bicho raro desde sus coches de lujo si lo hacen. Cada cierto tiempo limpian las calles de arena, pero con la misma frecuencia el desierto vuelve a traerla, así que es muy normal ver edificios que parecen surgir del desierto, pues están dando la espalda al mismo y todo es arena. En muchas calles las aceras directamente no existen, no se puede recorrer varias calles andando, tampoco pasos de peatones en numerosos cruces. Así que o coche o transporte público, que hay mucho, rápido y fresquito.

Comparto este vídeo del 1 de Enero de 2012 donde comencé el año dándome un baño con el agua a 28 grados en una de las playas públicas de la ciudad. Está bien, es curioso,  fuera al Sol era un infierno a pesar de las fechas. El del vídeo era el ‘Sar’ de los 90Kg, así que no se asusten. Venga, al agua patos.

En Dubai hay muchas cosas que se pueden hacer pero nada muy auténtico, la verdad, no más auténtico que en otros países árabes. Así que si su vuelo hace escala en Dubai, pídale a Emirates que les añada unos días para ver la ciudad y listo. Es mi recomendación. Encontrarán otras, pero el mundo está repleto de opiniones. Les deseo un feliz, soleado, caluroso y polvoriento viaje.

Dubai Creek

Dubai Creek

Me acabo de releer y me doy hasta miedo, venga, que no se diga, visite Dubai, hágalo una vez en la vida al menos, merece la pena, todos los lugares lo merecen y este no es menos. Además es muy seguro y están todas las grandes candelas de comida rápida, sin cerdo, claro. El cochinillo se lo comen ustedes en Segovia.

Recuerde, equipaje ligero y corazón contento.
#SarTravel

Compartir es vivir