Menú +

Deliciosos bollos de canela holandeses

Publicado on 16 Ene 2016 por el Panadería, Recetas, Reposteria

IMG_4956

Estos deliciosos y dulces bollos de canela holandeses son un básico en la cocina de cualquier panarra o repostero que esté aprendiendo. Se preparan en diversos países del oeste y norte de Europa con pequeñas variantes y diversos nombres, algunos de ellos impronunciables. Son muy sencillos de elaborar e ideales para meterse manos a la masa, incluso con los peques de la casa.

Hice un vídeo para los que sean más de ver que de leer o para ambos 😉

El secreto de esta masa es dedicarle el suficiente tiempo al amasado, pues tiene un porcentaje importante de grasa y azúcar lo que requiere de un poco de mimo y paciencia. Como bien dice el periodista y divulgador Iban Yarza, el mejor amigo de un panadero, es una banqueta. Mi gusto por las masas me viene de este colega de profesión de quién he aprendido la receta que hoy reproduzco con algunas modificaciones pues cada maestrillo tiene su truquillo.

¿Les apetece que nos divirtamos un poco metiendo las manos en la harina?

Ingredientes masa:

  • Harina de fuerza 500gr.
  • Leche 230gr.
  • Mantequilla 80gr.
  • 1 huevo grande.
  • Azúcar blanca 25gr.
  • Levadura fresca 10gr.
  • Sal 8gr.
  • Ralladura de medio limón.

Ingredientes formado:

  • Azúcar moreno húmedo 200gr.
  • Canela molida 2 cucharadas soperas

IMG_5327

Comenzamos:

Mezclamos todos los ingredientes, sí, has leído bien, mezclamos todos los ingredientes excepto el azúcar moreno y la canela, claro. Más sencillo imposible. Ahora bien, se puede mezclar y amasar a mano o se puede meter en un robot amasador. Yo les voy a proponer que lo hagamos a mano, pero el resultado a máquina suele ser bastante mejor (que no me lean los puristas del amasado).

Dice la teoría, cuentan los rumores, escriben en muchos libros de masas, que con diez minutos de amasado es suficiente. Aquí #SarCook jamás he logrado dejar una bola en su punto con tan poco tiempo de amasado a mano. Hay que hacerlo sin maltratarla, deslizándola suavemente sobre la encimara y doblándola sobre sí misma. Debe quedar fina y suave, satinada, que no se peque a las manos.

Truco: Tras mezclar los ingredientes y antes de comenzar el amasado, dejar reposar 5 minutos

Todo esto sin poner harina en la encimera. Añadir más harina para los  amasados es un gran error, pues descompensa las proporciones de la receta. Aquí hay que tener paciencia.  Solamente amasar y amasar.  Cada  minuto se pegará menos e irá cogiendo tono. Con mimo, pónganle un poco de cariño que luego nos la vamos a comer.

Ahora cogemos nuestra masa y la metemos en un bol, el mismo donde mezclamos los ingredientes. Lo tapamos con un paño húmedo, no hace falta que esté mojado. Estamos cubriendo nuestra masa pues no queremos que se seque ni le aparezca costra en la superficie.

bola amasada, futuros bollos de canela

La masa debe quedar suave sin que se peque a la mano.

Asegúrense de que en el lugar donde la dejan reposar no se produzcan corrientes de aire. La temperatura ideal para el levado es entre 21 y 23 grados. No, no la pongan al sol o se estropeará.

Cuando nuestra masa haya levado, la pasamos con cuidado a la encimera, nuevamente sin añadir harina. No debería pegarse nada o tan solo un poquito. Vamos a quitarle el gas dando un suave amasado envolvente como muestro en el vídeo. Cuidado de no desgarrarla ni romperla.

Consejo: El levado no es una ciencia exacta, puede que su masa crezca en 1 hora y media o en 2 horas o incluso tarde más. Continúen con su vida, no hace falta quedarse mirando la masa, estará bien.

 

bola ya levada para bollos de canela

El levado no tiene que ser exactamente el doble.

Debemos tener mezclado el azúcar moreno con la canela en otro recipiente.

Ahora vamos a estirar la masa, primero con las manos y luego con un rodillo. Es posible que aún queden burbujas en su interior que desaparecerán al pasarles el rodillo. Debemos intentar dar un forma rectangular a la masa y que tenga un dedo de alto. No hay que pasarse de fina o luego será más difícil de manejar y, además, los bollos no serán tan esponjosos.

Una vez extendida ponemos la mezcla de azúcar con canela por toda la masa. Pueden hacerlo con las manos. Yo le pongo una cantidad generosa, eso a gusto del consumidor, pero puestos a pecar con masas dulces, pequemos bien.

Bollos de Canela

Cuanto más cuadrada o rectangular estire la masa, más fácil será enrollarla.

Ahora toca enrollar con cuidado, presionando un poco la masa al hacerlo y con cuidado de no romper. Nos interesa que no quede aire dentro, lo ideal es dejar bien pegadas todas las capas.

A continuación cortamos nuestro tubo de masa enrollada a razón de dos dedos de ancho por corte. Cogemos el extremo y lo presionados hacia el centro. Con la palma de la mano la aplastamos fuertemente y lo colocamos en la bandeja de horno sobre papel vegetal. No hace falta que lo deje plano, en el segundo levado volverá a levantar.

Bollos de Canela

Apriete sin miedo pero sin romper, esto evitará que el rollo se abra en el segundo levado.

Le podemos poner un poco más de azúcar moreno por encima y lo dejamos reposar nuevamente una hora y media. Verán como el azúcar va derritiéndose un poco, los rollos crecerán nuevamente. No pasa nada si llegan a tocarse.

Calentaremos el horno a 240 grados y metemos la bandeja en la mitad, sin ventilador, solo 10 minutos o quedarán muy secos, queremos que sean unos bollos esponjosos. El azúcar no debe llegar a caramelizarse pues luego corremos el riesgo de dejarlos duros al secarse. Al sacarlos los dejamos reposar un poco y les damos la vuelta para que se enfríen bien por ambos lados.

Truco: Lo colocamos en la bandeja de horno sobre el papel, dejando la parte del extremo hacia debajo, para que no se abra en el segundo levado.
Bollos de Canela al horno.

Importante precalentar bien el horno y no usar ventilador.

Se comen una vez atemperados, aunque seguro que más de uno los prueba aún calientes. Van a triunfar, se los van a quitar de las manos, no dejarán ni uno. Luego dense un paseo con #SarRun para quemar tanta caloría. 😉

Espero que los disfruten tanto como yo y que esta video receta fuera de gran ayuda, una imagen vale más que mil palabras.

Compartir es vivir. Feliz día panarras.

Bollos de Canela

¿Cuántos me han dicho que se van a comer de una sentada?